Abijahil Martínez
Los desafíos de un complicado 2015
January 2, 2015

Los desafíos de un complicado 2015

Pero no será complicado sólo por la actitud del PRD, ahora con otro Partido Revolucionario Moderno (PRM), salido de las entrañas del primero, sino porque en el Partido de la Liberación Dominicana (PLD), que ya lleva 14 años en el poder, también se desarrolla una lucha errática por los liderazgos nacional, provincial y municipal, basada en la destrucción de imágenes de muchas de sus principales figuras

políticas.

A esas situaciones hay que agregarle que el país cuenta con buenos aspirantes presidenciales, algunos de ellos ubicados en la oposición política del gobierno, pero como si vivieran en el Planeta Marte, desconocedores de la realidad,  para éstos el régimen no hace una obra
de importancia. ¡Todas son malas para ellos!

Hasta el Presidente Joaquín Balaguer reconoció, cuando retornó al poder en 1986, que  el gobierno perredeísta del período 1978-82, conocido como el de Antonio Guzmán, había despolitizado a las Fuerzas Armadas y la Policía Nacional, lo que tildó como su único logro. Por lo menos, reconoció una acción de ese gobierno.

Pensamos que no hay que ser ningún analista para saber que si los perredeístas se mantienen desunidos y sus dos tendencias (convertidas
en PRD y PRM), participan independientes en las elecciones del 2016, el PLD no sólo mantendrá la Presidencia de la República, sino el Congreso Nacional casi total.

A esa victoria peledeísta se sumará la totalidad de los Ayuntamientos con sus Alcaldías y Distritos Municipales. Si las elecciones terminan así, entonces sí habrá que decir que en el país hay una oligarquía morada. ¡Por decenas de años! El PLD es la organización política con más figuras presidenciales. Hoy, porque no sabemos lo de mañana, es evidente que nadie discute la permanencia en el poder del PLD, sino de quién será el Presidente de la República a partir del 2016.

Hay que admitir que el tema del aborto, que mantiene enfrentado al gobierno con las Iglesias Católica y Evangélicas, las cuales orientan a más del 99 por ciento de los dominicanos en materia religiosa, es un revés para el régimen, pero que su candidato presidencial, hasta el momento (Leonel Fernández), tendrá que despejar, en lo inmediato, esa distancia, porque esos sectores, haciendo uso de la Santa Biblia,
conducen a los fieles a decidir hasta en contra de su voluntad política. ¡Cuidado con eso!

Leonel Fernández le ganó en tres ocasiones al PRD, unido, y todavía con la embriaguez del peñagomismo, pero es evidente que las luchas
internas en el PLD, pero aprovechadas por los enemigos del peledeísmo, aunque estratégicamente se unieron para atacar al líder, las cosas
podrían complicarse en los venideros comicios.

Si los perredeístas se unen, como presumimos  que ocurrirá, la victoria del PLD se pondrá más lejos, con el agravante de que en la batalla por el aborto, los religiosos recibieron su total apoyo de los blancos. Además, los perredeístas (PRD y PRM), tienen muchas candidaturas para negociarlas.

Por ejemplo: ellos tienen 32 candidaturas para senadorías, la Presidencia, vicepresidencia, veintenas de diputaciones, Alcaldías, Distritos Municipales y concejales, que hoy están en poder del PLD.

Hay otros errores que el PLD y el gobierno deben corregir, como es el caso de que aunque en el país está prohibido el matrimonio entre homosexuales, en la Embajada de Gran Bretaña, con sede en la capital, ya se comenzó a casar en violación a la Constitución de la República. ¡Esa es una intromisión en el país y una burla!  Respetamos la decisión de los homosexuales de ser los que son, pero la Ley está
escrita.

El presidente Danilo Medina, que sigue haciendo una buena ejecutoria de gobierno, no debe permitir que se le siga usando para complacer a intereses extraños, que no es verdad que son sus amigos, sino que representan a sectores de la gran industria foránea.

El hecho de que en la capital ya hay algunos dirigentes que hablan por medios de comunicaciones del gran PRD (presumimos que se refieren a una alianza interna con el PRM), determina que esos sectores están trabajando para derribar del poder al PLD, porque se sienten muy mal fuera de la conducción del gobierno. ¡Es la única forma, porque no hay otra!

Y también hablan de someter a la Justicia a todos los funcionarios corruptos del peledeísmo. Si los hay, están los de Leonel y los de
Danilo Medina. Si hay pruebas, la mayoría de ciudadanos apoya los sometimientos judiciales. ¿Y en los demás partidos o movimientos no
hay corruptos?

Pero si no las hay, como ocurrió con Leonel Fernández, entonces los constructores de mentiras terminarán sepultándose. La baja en los precios del petróleo será una gran ayuda para la campaña del PLD. Ya no nos estamos refiriendo a la reelección presidencial, debido a que eso es un asunto que sólo concierne al Presidente Medina, un gran dirigente que todavía sus seguidores no conocen. Medina es el típico pensador que escucha las diferentes opiniones, pero sin que éstas sean suficientes para “emborracharlo”.

Pensamos que Medina y Fernández Reyna ya están trabajando en la distribución de las diferentes candidaturas provinciales o municipales, para escoger las mejores opciones. ¡Así será hoy o mañana!