Luis Domínguez
El Cibao, Danilo e Hipólito
November 22, 2017

El Cibao, Danilo e Hipólito

De una manera muy estratégica, eso es  lo que está motivando al Presidente Medina a reforzar su visión política hacia el Cibao, mientras continúa desarrollando importantes proyectos en el Sur, el cual se abrió hacia su candidatura en los comicios del 2016, en un evidente respaldo a su “hijo legítimo”. 

Mejía está consciente de que ganar en el Gran Santo Domingo, el Sur y el Este no le será fácil. Las elecciones pasadas así lo demostraron, aunque cuenta con el trabajo que está haciendo el alcalde del Distrito Nacional, David Collado, que es un proyecto presidencial de sectores poderosos económicamente, pero no para las elecciones del 2020.

 

Pero Collado sabe que tiene de frente a una maquinaria electoral ganadora, que tiene el nombre de Reinaldo Pared Pérez, un danilista al 10 por ciento. En el Cibao hay 14 de las más grandes provincias de las 31 que tiene el país. 

Probablemente, esta información sea la primera conocida sobre el plan de trabajo que ya inició  el Presidente Medina en el Cibao, con la finalidad de resolver problemas económicos y sociales, pero como político que es, esa acción tiene como objetivo quitarle fuerza a Hipólito Mejía, el cual goza de un gran potencial político en esa área. 

Al danilismo le gustaría que el candidato presidencial fuese Luís Abiander, al cual derrotó  61 a 35 en los comicios pasados. Es un trabajo político que busca afianzar el liderazgo de Medina, quien no tiene en mente su retiro político en el actual período. 

Los perremeístas del Cibao están con Mejía, de manera mayoritaria, si se mantiene esa simpatía. Abinader sabe esa situación y si es sabio, lo correcto es que sea cuidadoso para no perder el respaldo de ese sector para el futuro, en virtud de que es de los aspirantes presidenciales más jóvenes y puede esperar otra oportunidad. 

Sin importar lo que ocurra con la candidatura presidencial peledeísta para el 2020, Medina no se detiene en su proyecto político. Los perremeístas saben que si pasa otra vez el proyecto reeleccionista, a Mejía no se le hará tan fácil derrotar a Danilo, pero sí su situación mejorará porque aumentarían  considerablemente el número de senadores, diputados, alcaldes y regidores, los cuales son fundamentales para sostener ese proyecto político. 

Y si el proyecto Medina, sea para él o uno de sus “cortesanos” no tiene efecto, ese trabajo producirá una estructura partidaria con la cual deberá contar cualquier aspirante presidencial del Partido de la Liberación Dominicana (PLD). 

El jefe de Estado,  que sigue “cosechando” simpatías entre los campesinos con sus fabulosos planes del gobierno a favor del desarrollo de las zonas rurales, está “construyendo un cerco político”. 

Pero el público se enterará más del plan cuando personas que lo adversan fuertemente, comiencen a pronunciarse a favor del gobernante. ¡Eso no  tardará mucho! 

Cambiar la mentalidad de poderosos grupos que en Santiago no parecen estar convencidos de que Medina sea su mayor representación política, forma parte del plan político. 

El Presidente y líder de la facción peledeísta que está controlando el poder político del país, sabe que Hipólito Mejía tiene graves problemas con la mayoría los productores agropecuarios, debido a que su gobierno optó por privilegiar las importaciones de arroz y otros cultivos. 

Y, sin hablar de ese tema, Medina está apoyando como ningún otro gobierno al sector productivo nacional, especialmente  al agropecuario. Medina sabe que el candidato a vencer en las elecciones venideras  es Hipólito Mejía.  Y, a decir verdad, el temor de Mejía está en la figura de Danilo Medina, sin importar que Leonel Fernández también lo derrotó en las elecciones del 2004, cuando el ex gobernante perremeísta intentó buscar la reelección. 

No se puede decir que Medina hizo algún tipo de  proclamación a favor de su reelección e, incluso, sus seguidores lo niegan, pero el trabajo que está desarrollando éste,  pondrá al PLD en una situación muy difícil, debido a que tendrá que decidir entre renunciar, otra vez, a apoyar una nueva modificación a la Constitución de la República o arriesgarse a  poder el poder. 

Eso no quiere decir que decir que el doctor Leonel Fernández  no le garantice la victoria para los venideros comicios, pero se le hace más difícil el triunfo que a Medina. Pero falta mucho tiempo y hay que esperar. 

¡Gracias por leernos!